Grupo 1 Grasas saturadas
 
En estas grasas, la proporción dominante de los ácidos grasos saturados determina las características del producto: a temperatura ambiente, son sólidas o de consistencia pastosa y muy resistentes a la oxidación.
Manteca de cacao
Anterior

Anterior
Siguiente

Siguiente
Menu

Menu
La manteca de cacao se obtiene prensando y centrifugando o filtrando la grasa de la semilla del cacao (granos de cacao) o a partir de la masa de cacao hecha de la semilla del árbol de cacao (Theobroma cacao L.). El producto resultante entonces se refina.

El árbol de cacao crece a una altura de 15 m y vive hasta 60 años. Es un árbol de hoja perenne que requiere temperaturas de 25-28°C, 80% de humedad, 1.500-2.000 mm/m3 de precipitaciones anuales, una tierra rica en nutrientes, bien drenada, condiciones sombrías y un clima suave. Es nativo de las selvas tropicales de orillas del Amazonas y Orinoco. De allí, fue cultivado por los mayas, los olmecas y los aztecas y se extendió por América Central y, posteriormente, siguiendo la conquista española de estas áreas, a otras partes del planeta (en 1530, Hernán Cortés trajo las primeras cantidades importantes de granos de cacao a Europa. Tenían aproximadamente 2 cm de largo, 1 cm de ancho y pesaban aproximadamente 1 g). Para los aztecas, los granos de cacao fueron de una enorme importancia económica (como moneda; un conejo costaba 10 granos de cacao) y de gran significado mitológico. Prueba de ello puede encontrarse en los expedientes del conquistador español Hernán Cortés, en México. Según estos expedientes, la riqueza de la Hacienda Nacional de Montezuma II se estimaba en 2.500.000 kg de granos de cacao (equivalente a aproximadamente 1,25 billones de granos. En comparación, una barra de chocolate contiene aproximadamente 35 granos).

Actualmente, el árbol de cacao se encuentra en una franja de 3.000 km que se extiende a ambos lados del ecuador. Las áreas principales son África Central y Occidental, América del Sur y Central, Ceilán, Indonesia, Nueva Guinea y Filipinas. La manteca de cacao se obtiene presionando los granos de cacao, que tienen una proporción de grasas de aproximadamente 50-60%, (que raramente se utiliza) o prensando la pasta líquida de cacao previamente tostada, molida y calentada (las masas de cacao que contienen >50% de manteca de cacao no se secan). El residuo prensado es procesado en polvo de cacao y se utiliza como materia prima para productos tales como el chocolate. Finalmente, la manteca de cacao obtenida de esta forma se refina.

A temperatura ambiente, la manteca de cacao de color amarillo pálido, áspera, con olor débil a cacao y un gusto suave y distintivo, está formado sobre todo por ácidos palmítico, esteárico y oleico y se funde a aproximadamente 36°C. La manteca de cacao se utiliza en la industria de la alimentación para la leche y el chocolate fondant; se mezcla con masa de cacao como chocolate de pastelería (como cobertura de galletas y chocolates) y, recientemente, ha empezado a ser procesado en el chocolate blanco. En el sector farmacéutico, la manteca de cacao se utiliza como base de ungüentos y en la producción de supositorios. La industria cosmética utiliza la manteca de cacao para la producción de pintalabios y cremas para el cabello.
Descargas
Manteca de cacao, refinada
Hojas de Seguridad · Especificación
Comparte
Facebook
Twitter
 



Gustav Heess, SL
Mar del Carib/Av. Vallès
E 08130 Santa Perpètua de Mogoda
P.O. Box 13026 - E 08080 Barcelona
T +34 93 574 86 00
F +34 93 574 86 01
Legal
Twitter
Comparte